miércoles, marzo 26, 2008

Sobre la Puta De Babilonia

"Mil setecientos años de oportunidad ha tenido el cristianismo: desde que se montó al carro del poder de Constantino; y mil cuatrocientos el mahometismo: desde que lo fundó Mahoma. Durante esos largos siglos de oportunidad perdida lo único que han hecho una y otro es bañar el mundo de sangre humana y sangre de animales. No hay razón para que este par de fanatismos monstruosos disfrazados de religiones perduren un día más. Ha llegado la hora de decirles basta".
Fernando Vallejo



Esta última obra de Vallejo pudo haber sido un mamotreto lleno de pies de página como los que le hacen leer a los universitarios en los primeros semestres. Una terrible hegemonía de cifras, años, nombres de papa y números romanos, un ladrillo inaguantable.
No obstante, el indudable talento de Vallejo convierte lo que pudo haber sido un libro aburridísimo en un ensayo lúcido, vibrante y entretenido. La lectura de la puta de Babilonia es una delicia sin que su autor haya prescindido de la rigurosidad histórica que exige escribir un libro en el que se tilde a Jesucristo de taumaturgo y a Mahoma de criminal. No queda títere con cabeza: cada bellaquería papal, cada encíclica leonina, cada crimen monstruoso es relatado con detenimiento.
Uno puede sentirse tentado a mandar el libro al carajo cuando, al terminar la primera página, nota que la lista de epítetos se extiende hasta la segunda y parece no terminar nunca. Pero hay que tenerle un poco de paciencia, detrás de los epítetos se esconde una obra llena de argumentos brillantes, que nos convence (o intenta hacerlo) en franca lid.

A los putazos, los mierdazos y los excesos ya estamos acostumbrados quienes conocemos el estilo de Vallejo, pero queda la sensación de que a veces, sobretodo en esta obra, la verdulería sobra. Vallejo logra empantanar pasajes preciosos del libro porque parece sucumbir a la tentación de usar su característico lenguaje de excesos, casi soez. No hay que negar que esto resulta a veces divertido, pero en ocasiones el lenguaje en la obra de Vallejo parece un gran tren sin frenos lleno de madrazos. En ocasiones, los excesos (como putear a un papa muerto o confesar con pésimo timing su pederastia) opacan la lucidez, agudeza y elegancia semántica con las que se construyen los planteamientos más sensibles del ensayo (parece un ensayo).

El libro es un manjar, sin embargo, y no me atrevería a suprimir ni una sola de sus palabrotas. Me aventuraría a decir que quitarlas sería traicionar su espíritu, sería peligrosísimo: podría perderse la fluidez de su lectura, su aire de familiaridad.
Eso es: La Puta de Babilonia tiene un aire a esas historias trágicas que nos cuenta un conocido; es como una diatriba contada al calor de unas cervezas por un vecino malhablado pero muy agudo, pero muy muy agudo. Eso la convierte en una lectura deliciosa.

Alguien muy católico que no se ha leído la novela se atrevió a decirme que la motivación de Vallejo era un resentimiento terrible, que no se podía escuchar tanto, en estas cuestiones, a un tipo tan resentido. Es un homosexual/pederasta confeso - me dijo- no me extrañaría que su resentimiento provenga de una mala experiencia con uno de estos curitas que aplican a rajatabla aquella vieja enseñanza de Jesucristo que predicaba: "Dejad que los niños vengan a mi".

Y esa es solo una respuesta a uno de los grandes interrogantes que nos deja la lectura de la Puta. ¿De donde viene tanta rabia? ¿Qué sentimiento lleva a un hombre a esculpir una obra tan rabiosa como la que hemos leído?


13 comentarios:

  1. Hombre, que hay que leerse el libro
    Ansío leerlo.

    Sobre el resentimiento y la rabia: para algunas teorías morales y psicológicas contemporáneas el resentimiento es un sentimiento moral legítimo (kohlber). Para mi que no hay que ser filósofo para darse cuenta. No hay nada de malo con el resentimiento y la indignación, ni con la rabia. Creo que todos sentimos esas cosas. El problema es hacia qué van dirigidos esos sentimientos.... nuestra madurez moral se define por eso.

    A su mamá habría que decirle que la religión católica es la religión del sentimiento de culpa, y el sentimiento de culpa según algunos (cuyas ideas no comparto a cabalidad pero que en este tema considero que estan en lo correcto, como Freud, y Nietzsche), para algunos decía, la culpa no es más que un instinto de violencia y rabia que proyectamos hacia nosotros mismos, culpa es autoflagelación... de eso nuestra santa iglesia romana sabe mucho.

    si vallejo es homo, bi o lo que sea pues qué tiene eso que ver con la calidad de su texto o con el hecho que sea resentido. A menos que uno crea que en el ser homo o bi ya se cuela un sutil sentimiento de culpa que crea resentimiento frente a uno mismo como a los demás (esa ecuación moral es muy común). Allí se ve que piensan los católicos con respecto a las tendencias sexuales heterodoxas...

    El lenguaje insultante de vallejo yo lo aplaudo: eso lo llamo valentía y falta de hipocresía.

    ¿como hace uno para conseguir el libro? ¿usted puede digitalizarlo?
    y en caso de ser un respetuoso de los derechos de autor le pregunto, ¿el libro todavia se consigue en las librerías?

    ResponderEliminar
  2. se me olvido,
    gracias por su reseña
    (muy ilustrativa)
    y por la referencia a Vallejo
    por alli nos seguimos leyendo

    ResponderEliminar
  3. Tiene usted toda la razón, y uno lo confirma cuando lee a Kohlberg, pero nuevamente, usted tiene la razón, una mente medianamente tolerante y sensata debería darse cuenta de que la rabia, el odio y el resentimiento (entre otros) son sentimientos y emociones legítimos; tan humanos y naturales como el amor, la alegría, la tristeza y la nostalgia.
    ¿Quién coños se atrevería a reprocharle a los familiares de víctimas de paramilitares si decidieren odiar a Carlos Castaño o a Jorge 40?

    A mi personalmente (siento que también es su caso) me gusta mantenerme en contacto con mis rabias y mis odios. Me hacen sentir tan humano como mis amores, como mis tristezas. Supongo que un buen hombre puede identificarse tanto por sus amores como por sus odios: Dime qué odias y te diré quien eres.



    Mi rabia, lo digo con total honestidad, es sagrada. La uso en muchas ocasiones.



    En cuanto al lenguaje de las obras de Vallejo, reitero que éste me resulta muy divertido la mayoría de las veces. Ya escribió Palahniuk alguna vez que la jerga es como la paleta de colores de los escritores. La que Vallejo escoge es sin duda alguna una paleta de ocres exquisíta, aunque muy a menudo (incluso yo que soy lector asiduo de Irvine Welsh, Bukowski, Medina Reyes y Gomez Jattin) uno siente que se excede en el conteo de putazos y epítetos y que éstos no se usan con la destreza que estos exigen sino que salen de la pluma como de la boca de un culebrero paisa.
    Eso hace parte del estilo, y resulta que el estilo, según los expertos, no puede ser objeto de críticas. Lo que sí crítico con más vehemencia porque lo considero un exceso, es su necesidad de reiterar y reiterar sus impulsos de pederasta en cada una de sus obras. Yo estoy cansado de escucharlo hablar de su afición por los niños y en realidad él parece no perder ninguna oportunidad para gritarselo al mundo a viva voz.

    No obstante lo anterior, la obra de Vallejo me resultó reveladora. Creo que todas las obras maestras (sobretodo en literatura) se forjan en gran parte de sangre y lágrimas. Para darse cuenta solo basta leer a algunos de los grandes.

    La puta es un libro muy reciente. Se consigue en cualquier librería. Creo que hasta debe ser un Best Seller. Digitalizarlo, sin embargo, me resultaría muy complicado porque yo solo tengo el libro original de Planeta. Aquello de los Derechos de autor también me preocupa.

    Creo que si usted lo compra no habrá malgastado los 30 o 40 mil pesos que cuesta el libro. Se lo recomiendo muchísimo.

    Y bueno, ese comentario de mi madre no es muy afortunado, es cierto. Me cuesta trabajo creer que hay gente que piense que ser marica implica necesariamente ser un resentido o un desadaptado.
    Quiero creer, por supuesto, que mi madre no es una de esas personas.

    Pero mejor dejemos a mi madre quieta y volvemos a tocar el tema de la puta de babilonia cuando usted ya se la haya leído. Supongo que si usted se lee alguno de los otros textos de Vallejo me entenderá cuando sugiero que si bien su lenguaje es "valiente y exento de hipocresía", despues de un tiempo pierde la gracia y empieza a parecer algo reiterativo y predecible.
    Como cuando uno escucha una y otra vez las retahilas de aquellos paisas que le quieren vender a uno menjurjes y remedios valiéndose siempre de las mismas frases "jocosas".

    Un saludo,

    Pime

    ResponderEliminar
  4. Pues le cuento que en internet se consigue de todo mientras uno sepa donde y como buscar.

    Ya tengo en mi poder desde hace dos días la versión digital de "La Puta " de vallejo

    He leído casi la mitad del libro imprimiéndolo de a 20 páginas la vez.

    Mi opinión (preliminar) del libro es que llega a ser algunas veces muy aburrido. Le juro, intento ser sincero.

    No porque sea un libro escrito con resentimiento, no por los insultos que son más bien un despotricar a veces sin sentido.

    La razón por la que el libro me parece aburrido es porque carece de argumentos. Es una colección de datos históricos, chismes familiares, escándalos sorprendentes y teorías hermenéutico-teológicas. Esto no es que sea malo, el problema es que sólo encuentro eso.

    Usted dice que en el libro se encuentran argumentos muy agudos.

    Realmente no sé exactamente a qué le llama usted argumentos.

    Desde mi perspectiva (modestia aparte muy profesional, pues a eso me dedico) un argumento es la enunciacion de ciertos hechos o proposiciones que sirven de apoyo a otra proposición o tesis que tal vez se pone en duda y que se intenta probar, de tal manera que hay una transición de evidencia de una verdad a una conjetura que se ve apoyada por esa verdad.
    En el libro no hay eso. Con decirle si me permite que hay mucho más de eso en mi carta al Papa que en el libro de Vallejo.

    Desde este punto de vista particular no veo lo agudo en el libro, si por agudo entendemos profundidad, sutileza y claridad en la argumentación.

    No creo que haya sido intención de Vallejo hacer un libro con argumentos, o sea que realmente esto no es realmente una crítica a Vallejo.

    El libro como un todo es posible verlo como un gran argumento dispuesto a probar que la iglesia es una puta, o como dice Vallejo, una gran "colaboracionista" (esa me gustó). Un gran argumentum ad nauseam dispuesto, elegantemente hay que decirlo, por Vallejo. Un gran conjunto de datos escandalosos ad infinitum que convenze más por lo largo y lo bastante que por otra cosa.

    Pero lo veo más como un ajuste de cuentas personal, como vallejo mismo dice. Como una denuncia pública de la iglesia y de las estupideces de los católicos y religiosos.

    Sin embargo el libro esa escrito con un humor, un sarcasmo una ironía y una prosa maravillosa que sería imposible emular. No conocía a Vallejo y estoy muy asombrado. Tanto por estos detalles que le menciono como por los datos horribles de los que me he enterado. Como usted bien dice, su obra es reveladora. Es de aplaudir.

    Le recuerdo que mi comentario es preliminar. Ya le daré mi comentario oficial dentro de poco pues en leer esta el placer

    Le agradezco mucho, de nuevo, el presentármelo.

    ResponderEliminar
  5. no joda, acabo de encontrar un argumento en el libro

    ResponderEliminar
  6. Solo pasaron 17 minutos desde -casi la mitad del libro- hasta encontrar un argumento.

    Yo creo que hay muchos argumentos en esa obra. Está llena, en sus términos, de hechos o proposiciones que sirven de apoyo entre otras a las siguientes nuevas proposiciones:
    -Las religiones son una plaga.
    -La iglesia católica es terriblemente hipócrita y oportunista.
    - (...)

    Esa es mi lectura, por lo menos. Yo logro extraer muchas conclusiones, algunas están consignadas allí expresamente y otras únicamente se insinúan.

    Bienvenido a la nueva literatura Colombiana. Así es: muy contudente. Me sorprende que sea tan nueva para usted. Tal vez por eso no se agobia tanto con el montón de palabrotas. La primera vez es muy divertido.

    ResponderEliminar
  7. creame, le habia respondido y se fue la luz en mi casita... que ira...

    Resumo mi larga demanda, ya usted sabe que estamos acostumbrados a escribir largo y parejo

    17 minutos no anulan dos días de lectura. mi posición como ya le dije es provisional, lo que quiere decir revisable.

    no puedo ya decir que el libro carece totalmente de argumentos, pero sigo pensando que carece de ellos. aunque como le dije el libro en su totalidad puede verse como un gran argumento que demuestra los enunciados que usted reseña

    me encanta vallejo, gracias de nuevo por presentarmelo

    se muy poco de la lit col y no quiero saber mas.

    que sabe usted de un libro "contra ratzinger" de un autor anonimo?
    medio lo revise y se ve interesante
    lo vi hoy en la librería pero preferí comprarme otro

    ResponderEliminar
  8. Ni idea sobre ese libro. Yo personalmente no "frecuento" esos temas. No me desvelan.
    Me leí la puta porque había escuchado desde hace algún tiempo que Vallejo había retado a ciertos personajillos del clero a un debate público y que ninguno ha sido capaz de pararse al frente.
    Además porque Vallejo es uno de mis autores Colombianos preferidos.

    Y bueno, una pregunta personal:

    ¿Por qué esa fobia a nuestra pobre literatura?

    ResponderEliminar
  9. Bueno, no es cuestión de que yo por mi parte frecuente esos temas, era un simple "a propósito de".
    Aunque no le niego que como estoy encompinchado con vallejo le he tomado un gustico al temita...

    Sobre la literatura Colombiana que le puedo decir.... Es más un rechazo irracional que otra cosa, es decir, no tengo argumentos en contra de ella. Es un simple prejuicio, aunque muy intenso.
    A Gabriel García y su pupa mágicorealista de engendros cómicos los odio. Todo este movimiento de literatura pseudobukowskiano de sexo, mierda, putas y rock and roll (al Estilo efraim medina ) me preduce náuseas.
    Este otro movimiento de novelas realistas sobre la violencia, los narcos y demás (la virgen de los sicarios para dar un ejemplo pertinente), me parece risible.
    No puedo decir tampoco que los he leído con detenimiento, pero eso es lo de menos. El rechazo es tan profundo que el leerlos o no para mi es un asunto trivial.

    Jhon Jairo Junieles, conocido mio, es una Joya asombrosa de la literatura colombiana contemporánea que nadie conoce precísamente por la gente estar pendiente a las estupideces antes mencionadas.

    Respeto mucho a Andrés Caicedo

    Nicolás Gómez Dávila (Colombiano, Bogotano, mi maestro espiritual infinito)es uno de mis escritores y pensadores favoritos. ¿Usted lo conoce? de verdad se lo recomiendo si no.

    Sobre los clásicos oficiales de la literatura colombiana ni me pregunte.

    Me crié con Borges, Kafka, Miller, Dostoievsky, Arreola, Quiroga, Asimov, Dumas, Verne, Clarke...
    Hay un autor Colombiano muy joven y poco conocido: Campo Ricardo Burgos López
    Al que respeto mucho.

    Pero como le dije, prefiero no saber más. El libro adecuado llegerá en el momento adecuado y será leído, sea colombiano o no.

    saludes de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. A mi me parece que la obra de Medina es todavía muy jóven, sin embargo en ella hay más que putas, sexo y rockanrol, sobre todo en "Erase el amor pero tuve que matarlo".
    Definitivamente no se trata de un autor que está llamado a convertirse en un clásico, es cierto, pero creo que esa no es la pretensión de su obra y precisamente esa falta de pretensiones es lo que hace a sus libros deliciosos de leer.

    Esto es apreciación mia y a usted que le fascinan los argumentos no pretendo escribirle un libelo gigantesco en el que defienda la obra del autor en comento. A mi me gusta, me divierte y me cuestiona.
    A la editorial Feltrinelli tambien parece interesarle. (Por supuesto esto ultimo no garantiza la calidad del autor).

    Sin embargo ya que estamos compartiendo referencias, le recomiendo "Erase una vez el amor pero tuve que matarlo". Es una novela terriblemente honesta y hermosa. Dudo que con su gran aversión la lea pero cumplo con mi deber. LOL.

    Qué obra me recomienda para empezar a leer a Junieles?

    ResponderEliminar
  11. Recomendaría
    "con la luz que me queda basta"

    Una muestra de su prosa poética:

    LO QUE NADIE SABE

    Mi madre aseguraba que una taza de ruibarbo podía curarlo todo, hasta los males del amor.

    Mi padre pensaba que un poco de dinero era mejor que el ruibarbo y el amor (además, podía comprar mucho más que eso).

    Cuando yo tenía fiebre o estaba triste ella me daba Ruibarbo. Mi padre me dejaba algunas monedas.

    Cuando ella murió él se metió en su cuarto, apagó la luz y sentí que lloraba bajito. Jamás lo había visto hacer esas cosas y el aire empezó a faltarme.

    Toqué la puerta y cuando me abrió
    dejé en su mano una moneda.
    JJJ


    La Criatura

    Sobre las aguas del lago una extraña criatura flota.
    Cuando me acerco en mi barcaza me observa con estupor,
    Tiene ojos rosados y manos con sólo dos dedos.

    Me pregunta quién soy.

    —Un hombre —digo.
    — Vaya –dice—. Un hombre.

    Y continúa flotando como si yo no existiera.
    — ¿Y tú quién eres ? —pregunto a mi vez, un poco
    molesto por su displicencia.

    Y la criatura después de echar sendos chorros de
    agua por sus ojos, me dice :

    —Soy un hombre.

    Entonces entramos en una agria, larga y bastante
    absurda discusión.

    JJJ

    Rituales


    Toma una vela roja, y con un clavo escribe en ella el nombre de quien amas, enciéndela y déjala alumbrar lo que dura un padre nuestro, luego apágala con tu saliva.

    Toma un plato lleno de azúcar, escribe tu nombre y el que ocupa tus sueños. Llévalo al patio, y recógelo cuando las hormigas hayan terminado.

    Enciende tres velas blancas con fósforos diferentes; con la vela que más dure enciende un papel verde donde hayas escrito tus peticiones, abre la ventana y sopla las cenizas.

    Coloca en un plato con miel dos clavos viejos de herradura de caballo en forma de cruz, unta con la miel la punta de un lápiz negro y escribe en el espejo donde te peinas el nombre de todos tus miedos. Luego, a la medianoche, lávalo con tu orín y sécalo con las páginas del calendario.

    Después de todo esto no olvides:
    lavarte la boca, lustrar tus zapatos,
    y robar la cartera de tu padre.

    JJJ

    eso por cuenta de John Jairo
    Insisto además con Nicolás Gómez Dávila

    ResponderEliminar
  12. Conozco el libro de efraim que usted menciona.... entre gustos no hay disgustos.

    reconozco que hay muchas cosas en él que yo no sé apreciar con justeza... mea culpa

    ResponderEliminar
  13. El libro es bastante irreverente y dice muchas verdades sobre la Iglesia Católica pero también introduce una serie de mentiras sobre el Cristianismo. Por su odio a los cristianos Vallejo no se distingue en nada de los que lideraron algo tan horrendo como la inquisición.

    Escribí sobre el tema en mi blog. Espero les interese.
    http://nidodeerratas.blogspot.com/2008/04/separando-la-paja-del-trigo-de-la-puta.html

    ResponderEliminar

Su comentario aquí: