domingo, septiembre 04, 2011

Hanging Out With Lions

         Erindi, Namibia. 17 de abril de 2011.

Lions On My Way II


Tim, un Australiano gordito y de ojos amables, nos dice que nos callemos, que la leona que se aproxima se llama Tasha y es muy malhumorada. Apaga el motor del Land Rover verde en el que estamos todos subidos y reina el silencio.

Acercándose a nosotros, con una cierta parsimonia elegante, una manada de leones. A pride of lions, dirían casi con poesía los locales. Con poesía y con cierta elocuencia, porque la traducción literal de la palabra pride al español es "orgullo, y la parsimonia con la que andan estos animales es la misma manera parsimoniosa en la que andan las personas a las que les pesa el orgullo.

Tasha tiene puesto un collar negro que la identifica como un animal protegido y bajo observación científica. Se comporta como la hembra alfa. Organiza a los pequeños leoncitos que la acompañan en una especie de hilera graciosa pero organizada y los monitorea, de tanto en tanto, mirando hacia atrás y enviando a los que rompen el orden de vuelta a sus sitios en la hilera. Todo con una especie de gesto de mando que le sale de los ojos, con una cierta determinación en la mirada que transmite a los pequeños leones un mensaje claro y contundente: Vuelve a tu sitio.

Pocos animales parecen causar tanta fascinación en las mentes de los hombres. Hay algo escalofriante en la idea de un gato gigante que puede comérselo a uno a mordiscos. Mientras la manada se acerca, el silencio en el Land Rover solo se interrumpe con los clics de los obturadores.

Mirarlos a los ojos es intimidante. Tasha nos observa desde una distancia prudencial con una especie de arrogancia plácida. No gruñe ni da signos de excesiva agitación. Podría simplemente saltar y dañarnos la sonrisa para siempre con un zarpazo. A juzgar por la forma en que nos mira, ella lo sabe. 



Two Lionesses Looking at us

Desde el flanco izquierdo, el que se acerca es quizá el que Tim llama Bandit. Nos mira con cierta curiosidad juguetona que no deja de parecer peligrosa. Está ahí, a menos de dos metros, inspeccionando el carro de cerca. Me pregunto si esa forma de mirar es la forma en la que mira un cazador a su presa o si se parece, en cambio, a la forma en la que un niño obtiene sus primeros atisbos del mundo.


Lion Cub


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario aquí: