miércoles, octubre 08, 2008

Tres Corazones

Tres corazones, atacan de noche.
Tres corazones, acosan de noche.
Joe Arroyo





9:06
Te imagino caminando en esa ciudad calurosa,
ropa llena de vapor, sol alborotado,
tú fresca, tú cool.
De tus orejas salen dos cables blancos
que se pierden en la inmensidad de un bolso repleto,
y llenan tu cabeza de música,
e impiden que el calor frunza tu ceño,
que te sude la frente,
o que te molesten los pitos,
las busetas,
y ese montón de cumplidos ramplones.

Johnny Cash ¿Tal vez? para reirte
de la gente que se siente miserable.
Portishead, para que el calor se disipe.
Santana, para entrar en ese trance,
en esa embriaguez musical.
Jamie cullum, porque hace que el pop suene bien.

Es mi imaginación.
¿Qué voy a saber yo?
NADIE sabe,
los transeuntes nisiquiera pueden imaginar,
ese sonido que solo tú escuchas,
el ritmo de tu mundo interior.


Eres una chica elegante y con estilo,
mucho estilo,
y no lo sabes,
por eso actúas con la naturalidad
de quien no se llena de aires de altivez,
con la sencillez,
de quien se siente en deuda con la gente.

Le pido al cielo que conserve tu ternura,
tu sonrisa fácil,
tus maneras de niña,
la forma en la que juegas a la vida.


Imaginandote así,
caminando en un día caluroso y soleado,
pateando la tarde,
me cuesta trabajo creer que existen
hombres torpes,
hombres osados,
que se permiten interrumpir tus paseos,
tus pasos ligeros;
que se creen tan valiosos (o lo fingen)
como para atravezarse en tu camino,
y quitarte el tiempo,
ese pedazo de tarde
que empleas para caminar,
al ritmo de la banda sonora de tu vida.


12:36

Well I heard there was a secret chord
That David played, and it pleased the Lord
But you don't really care for music, do ya?

Jeff Buckley

Vienes de un lugar caluroso que no conozco
pero imagino sucio y sin gracia.
Tus ojos son de otro mundo;
aveces sueño con mirarme en ellos durante horas,
y luego, si la suerte onírica me acompaña,
con robarte un beso.

Pienso en ti cuando escucho esa canción de Rod Stewart
que cuenta la historia de dos tímidos que no se atreven a nada,
pero amanecen en una cama entrelazados,
y ninguno se queja.
Podría intentar explicarlo,
pero tardaría horas;
y sé que no tienes ni idea de quien es Rod Stewart,
ni entiendes mucho de inglés.
Tal vez responderías rapidamente al título:
Da ya think I'm sexy?
Dirías sin dudarlo y con una sonrisa malevola: No.

Y entonces, solo me restaría traducir al Español
aquella estrofa:

IIf you really need me just reach out and touch me
Come on honey tell me so.


Pero las traducciones literales al Español siempre son odiosas,
nunca le hacen justicia a nada.
Yo preferiría escribirte algo y recitártelo a viva voz,
tal vez algo menos torpe que esto,
tal vez algo que te estremezca.

No eres mi tipo de chica y lo sabes,
pero eres un magneto,
me atraes inexplicablemente,
me gustaría agarrarte de la mano
y caminar contigo hasta que nos cansemos,
y reparar para siempre en los gestos de tu boca,
y hablar estupideces y reírnos hasta que el mundo se acabe.

1:18

I Got a girl named Sue, She knows just what to do,
I got a girl name Daisy, she almost drove my crazy.
Little Richard


Para ti una sonrisa sin dueño,
un -gracias- gigantesco,
una idea sin elaborar.

Para ti una canción alegre,
un guiño de ojo,
un chiste larguísimo,
un abrazo y un domingo desinteresado.

Para ti lo que no le puedo dar a nadie más,
lo que la testosterona destruye,
lo que dura y no duele tanto.

Para ti estas palabras frías
y timidas,
todo lo que ofrece un amigo,
y sobre todo,
este apenado esquema mental,
producto de una noche de imsomnio,
y del frío que traspasa mis huesos
en esta habitación casi vacía.

1 comentario:

Su comentario aquí: